15 Prisionero de las hormigas

Título original: Prisoner of the Ant People (#25).
Autor: R. A. Montgomery.
Ilustrador: Ralph Reese.
Fecha de publicación: 1984 (Original 1983).
Número de páginas: 115.
Número de fines: 28 (Buenos: 6 - Regulares: 7 - Malos: 15).

Sinopsis: Eres miembro del II Grupo de Investigación Zondo, cuya misión es impedir que el Maestro del Poder Maléfico desintegre planeta tras planeta.

Comentario personal: Nos hallamos ante un libro singular, seguramente otro de los clásicos de ETPA a juzgar por su fama, de título bien elocuente aunque no tanto su argumento. Posiblemente sea uno de los mayores esfuerzos de Montgomery y tiene en común con Evasión que sus aciertos pesan más que sus errores. El problema es que los tiene, aquellos endémicos e inevitables en la obra del autor y que convierte lo que podrían haber sido obras de arte en buenos libros.

Como casi todo lo de Montgomery, es un libro de argumento disperso. Aunque la mayoría de la historia tiene en común tu convivencia o enfrentamiento con las hormigas, hay algunos fragmentos que no van por ese camino. De hecho, nada más empezar el libro se plantea una triple elección y una de ellas tiene poco que ver con el resto de la historia (aunque sí sale alguna hormiga, no llegas a usar el miniaturizador). En general, el argumento principal sí es bastante claro, pero hay no pocas distracciones y mini-tramas periféricas que, si bien dan variedad al libro, le resta coherencia total.

Y esto es así solo porque está mal hecho, sencillamente. Si la consistencia del libro fuera buena, lo anterior no sería un fallo, más bien lo contrario. Pero este libro es muy inconsistente en su argumento. Las hormigas son enemigas en la mayoría de las ramificaciones, pero en algunas no es así, son otro bando que se opone al Maestro del Poder Maléfico. ¿Por qué? No hay explicación alguna. Tampoco hay explicación a que las hormigas hablen tu idioma (aunque eso es lo de menos) y a que ni siquiera se sorprendan de ver a humanos (y marcianos) a una escala reducidísima: actúan como si fuera algo cotidiano. La idea de que se consideren una forma de vida superior es atractiva (y lógica, después de todo) pero Montgomery tendría que haber decidido si quería que fueran "buenas" o "malas", no combinar las dos cosas a la vez como de costumbre. Este es el mayor handicap del libro.

A favor tiene haber creado al, posiblemente, mejor personaje secundario de toda la colección, el marciano Flppto. El motín de los áfidos, aunque es una historia secundaria, le permite a Montgomery lucirse en el conocimiento de su relación con las hormigas. Por supuesto, la creación de exóticas razas alienígenas (los Rimpoche y Baba Rama) siempre da un extra de color, aunque su papel en la historia, amén de facilitar un objetivo, es meramente anecdótico. El gran villano, que dará nombre a la continuación de este libro (El Amo del Poder Maligno, aquí llamado Maestro del Poder Maléfico) tiene el protagonismo justo para mantener ese aura de misterio, aunque en un fin sale bastante mal parado.

Las ilustraciones, por tercera vez de Ralph Reese, vuelven a ser muy buenas aunque ligeramente por debajo de las anteriores. Su visión de Flppto ayuda a situarlo en ese estatus de gran secundario y algunos dibujos de las hormigas son muy buenos.

Así pues, se trata de un buen libro, con un argumento sencillo pero lleno de diferentes aventuras bastante originales que tiene en la ausencia de consistencia su mayor lastre, pero que por algún motivo despierta simpatía y sobresale sobre otros muchos títulos de la colección.

Puntuación: 7'5.

1 comentario:

  1. No entiendo la buena reputación de este libro. A mí me parece demasiado infantil. Yo sólo le doy el aprobado.

    ResponderEliminar