20 La guarida de los dragones

Título original: The Dragons' Den (#33).
Autor: Richard Brightfield.
Ilustrador: Paul Abrams (Portada de Paul Granger).
Fecha de publicación: 1985 (Original 1984).
Número de páginas: 116.
Número de fines: 22 (Buenos: 3 - Regulares: 9 - Malos: 10).

Sinopsis: Eres un trotamundos en el Siglo VI en busca del tesoro escondido en la Montaña del Dragón.

Comentario personal: Por fin un libro de Brightfield a la altura de sus mejores escritos. Tras los flojos El secreto de las pirámides y El submarino fantasma nos encontramos con uno de los grandes libros de la colección. La guarida de los dragones es único en su género, tal vez porque para cubrir ese público ya existían los libros negros de D&D Aventura sin fin. Sea como fuere, un título que brilla con luz propia.

La ambientación es adecuada, y cuenta con todos los tópicos del género. El pícaro, la chica disfrazada de hombre, el mago poderoso, el rey autoritario, enanos, dragones... suficiente para satisfacer a los aficionados al género y hacer las delicias de los que no lo conocen tan a fondo. La estructura está muy compensada, no hay atolladeros de muchas elecciones seguidas con lo cual facilita una lectura completa. El libro de por sí se lee rápido, está bien escrito y además es consistente, aunque esto apenas tiene ocasión de apreciarse. Aunque hay una única línea argumental, el libro puede dividirse en dos grandes ramificaciones principales. Una de ellas, por desgracia la más corta de las dos (la de las minas de sal) es fantástica. La otra, que es más larga e incluye más personajes, es algo más floja.

El mayor defecto del libro, personalmente, es la parte del argumento (relativamente importante) en que se trata con el "amo de los dragones", un hombre contemporáneo que de algún modo puede viajar al pasado. Toda esa parte, a pesar de que los personajes secundarios deberían enriquecerla, se hace más aburrida. Cuando la historia discurre por las cavernas interiores de la montaña el libro gana en entretenimiento.

Aparte de eso, vuelve a haber varios finales inconclusos en que no se sabe qué pasara, quedando el futuro del protagonista muy en el aire. Un defecto de Brightfield copiado a Montgomery que, si mal no recuerdo, se fue subsanando en posteriores obras.

Las ilustraciones merecen mención aparte, Paul Abrams hace un trabajo realmente magnífico que mejora el libro de forma notable. Una pena que apenas repitiera un par de veces más en la colección.

En definitiva, un buen libro de espada y brujería, entretenido en algunas partes y algo más lento en otras, pero de buena propuesta, objetivo claro y desarrollo adecuado.

Puntuación: 7'5.

2 comentarios:

  1. No me engancha este libro . Pensé que sería uno de los grandes títulos de la colección por el tema que trata pero se queda a medio camino . . . es muy , muy tópico y falto de originalidad ! Los personajes son planos , sin ninguna presencia . Lo mejor del libro , sin duda , las líneas argumentales y los personajes secundarios pero nada más . Respecto a esta temática prefiero mil veces El Castillo Prohibido o El Desafío de Robin Hood . . .

    ResponderEliminar
  2. Mi nota es un cinco y medio . . .

    ResponderEliminar