36 El tesoro secreto del Tíbet

Título original: The Secret Treasure of Tibet (#36).
Autor: Richard Brightfield.
Ilustrador: Paul Granger.
Fecha de publicación: 1987 (Original 1984).
Número de páginas: 117.
Número de fines: 22 (Buenos: 4 - Regulares: 9 - Malos: 9).

Sinopsis: A pesar de que acabas de concluir un curso por correspondencia para ser investigador privado (sic), un anciano contacta contigo para que le ayudes a ganar una apuesta.

Comentario personal: El muy irregular Richard Brightfield decidió hacer su propia revisión de El abominable hombre de las nieves con un resultado desigual. Y no es que cualquier libro ambientado en el Tíbet se convierta automáticamente en un remake del cuarto número de la colección, pero en este caso los paralelismos son evidentes. Si bien el objetivo cambia, en la práctica en ambos libros el protagonista viaja al Himalaya en busca de algo muy difícil de encontrar: en un caso al yeti, en otro un valle secreto donde los lamas levitan.

Este es el punto de partida de El tesoro secreto del Tíbet, aunque pronto (o no, dependiendo de la ramificación tomada) el protagonista se da cuenta de que el valle secreto esconde algo mucho más valioso que unos monjes capaces de flotar en el aire: aquello que da título al libro. De acuerdo, puede que el planteamiento y el objetivo sean la antítesis de la originalidad, pero hay que reconocer que la investigación en busca del misterioso poblado es lo mejor del libro. Un libro que, en verdad, no tiene demasiados fallos, pero los dos que tiene son los más graves.

El primero es la clásica falta de consistencia. Hay al menos un personaje que, dependiendo de las elecciones tomadas, puede ser bueno o malo (por resumir). También hay personajes que estarán en sitios diferentes según lo que hayamos escogido. El segundo fallo en realidad es el más grande que puede cometer un librojuego, por encima de la falta de consistencia: un error de continuidad. En la búsqueda del reciclaje de ramificaciones haciendo que una pueda enlazar con otra anterior (eso que Packard domina como nadie), Brightfield naufraga como ya hicieran previamente otros autores de la colección. Así, hasta en dos ocasiones el protagonista se refiere a sucesos que, dependiendo del camino que le haya llevado hasta esa página, puede conocer o no. Esto puede pasar desapercibido en alguna lectura suelta o si se llega a dicha página por el camino "correcto", pero salta a la cara como un cartel luminoso cuando se lee por primera vez sin haber leído anteriormente los hechos referidos (porque, sencillamente, en una de las rutas que llevan a la página, tales hechos no suceden o no se presencian).

Realmente son dos errores gordos, esto es innegable. Pero como he dicho más arriba, al margen de esto el libro tiene poco que se pueda criticar. Quizá se toma demasiado espacio en la ciudad inicial (es decir, sin llegar a viajar al Tíbet) lo cual crea la tan manida sensación de dispersión en un libro del que se espera mucha más acción en el lugar que le da título. Al mismo tiempo, también es una sección interesante de la trama (según la ramificación, alguna es más floja) así que no me parece tan grave. Sin embargo, entre esa primera parte y otra en Lhasa, definitivamente el libro se deja poco espacio para lo que a mi entender debería haber sido el tema central, que son las peripecias ocurridas en el Himalaya buscando el valle secreto de forma activa, ya sea a pie, en coche o en avioneta. Entre unas cosas y otras, esa parte queda muy corta y creo que podría haber dado mucho más de sí y al mismo tiempo haber conseguido un libro más dinámico y con más acción.

Las ilustraciones son las clásicas de Paul Granger y sin duda lo mejor del libro.

Así pues, un libro con un par de errores inadmisibles y que pese a ello resulta relativamente entretenido, pero con un desarrollo en cierto modo desaprovechado y un argumento bastante pobre que, en definitiva, tampoco llega a resultar realmente interesante en ningún momento.

Puntuación: 5.

4 comentarios:

  1. Otro de mis favoritos de la colección ! No sé cuántas veces lo habré leído ! No puedo resistirme a su encanto !

    ResponderEliminar
  2. La apuesta por encontrar a monjes que leviten y la excursión a los Himalayas hacen que este librito se lea de un tirón . . . además viene acompañado de unas ilustraciones muy buenas ! !

    ResponderEliminar
  3. Lo lei de chico y es uno de los que mas recuerdo, me gusto mucho.

    ResponderEliminar
  4. No entiendo la nota que le dais , yo le hubiera puesto un siete . . .

    ResponderEliminar