25 La caravana

Título original: Caravan (#39).
Autor: R. A. Montgomery.
Ilustrador: Frank Bolle.
Fecha de publicación: 1987 (Original 1987).
Número de páginas: 51.
Número de fines: 9 (Buenos: 0 - Regulares: 9 - Malos: 0).

Sinopsis: Lhasa, 1696. Tu padre ultima los preparativos para partir en caravana cruzando el Himalaya hasta India con el objeto de cambiar bienes. Tú quieres acompañarle.

Comentario personal: Cuando por fin tuve este libro entre mis manos y examiné su portada y hojeé el argumento, la sensación pre-lectura era bastante positiva. Una única cosa me hacía ser reticente: el nombre del autor. Porque ya sabemos que esperar demasiado del bueno de Montgomery suele ser, por lo general, poco aconsejable. Mi intuición no falló y La caravana resulta ser un libro que podría haber estado muy bien y sin embargo hace aguas por todas partes.

Sin duda lo más destacable es el propio tema en sí, que se sale de lo habitual, especialmente en la colección Globo Azul donde las historias suelen ser muy neutras para que cualquier niño pueda sentirse identificado. En este caso la acción transcurre tres siglos atrás en una tierra lejana (al menos para el lector estadounidense y español), lo cual es en sí mismo positivo por original y por ese intento de dar algo más. Tristemente el desarrollo no acompaña en absoluto a la idea, ya sea porque probablemente habría sido más conveniente publicarlo en la colección principal (como digo siempre, cincuenta páginas son muy pocas y el tono de esta colección es necesariamente inocuo) o bien porque el autor mantiene un ansia por los falsos finales que le dejan a uno perplejo.

Y es una pena porque personalmente me gusta bastante ese marco geográfico y creo que el argumento podría haber dado mucho de sí, incluso en Globo Azul. Un viaje largo, muchas personas, dificultades fruto del propio paisaje y adversidades adicionales. Casualmente, el autor apenas esboza esto y además en vano: unas rocas caen ladera abajo pero no dañan a nadie (además, dependiendo de la elección pueden no caer más o sí, probando una vez más que a Montgomery nunca le ha preocupado la consistencia); una jaca tropieza y está a punto de caer junto con su dueño por un precipicio (pero no); y en la única ramificación donde aparecen bandidos, las dos elecciones terminan igual sin que acabe pasando nada. Valga este último detalle para revelar algo insólito: por vez primera un librojuego tiene solamente fines regulares. No hay buenos ni malos porque nunca pasa nada. Pequeños sucesos sin demasiado interés resueltos rápidamente y después un fin. Eso es La caravana.

Las ilustraciones de Frank Bolle son lo mejor del libro, a excepción de la del yeti que es espantosa (y no en el buen sentido de la palabra). Es uno de esos trabajos donde el dibujante se aleja de su registro habitual y trata de darle otro enfoque, se nota especialmente en los rostros con marcados rasgos tibetanos que le quedan mejor que nunca, pero también en el trazo que recuerda por momentos a Paul Granger.

En definitiva, otro libro insípido de una colección que de por sí cuenta con dos obstáculos endémicos casi insalvables (poca longitud y tono infantil), pero que también tiene ejemplares que demuestran que no son necesariamente óbice para hacer un gran trabajo. La caravana contaba con una idea estimulante pero su ejecución es la sublimación de la intrascendencia.

Puntuación: 4'5.

No hay comentarios:

Publicar un comentario