46 La trompeta del terror

Título original: The Trumpet of Terror (#55).
Autor: Deborah Lerme Goodman.
Ilustrador: Ted Enik.
Fecha de publicación: 1988 (Original 1986).
Número de páginas: 114.
Número de fines: 28 (Buenos: 9 - Regulares: 5 - Malos: 14).

Sinopsis: Sønderborg, Dinamarca, año 938. Mientras te dispones a partir hacia Islandia, Gullveig, una hechicera de Vanaheim, está haciendo la vida imposible a Odín y el resto de dioses de Asgard. Tú, un simple humano de Midgard, eres su última esperanza.

Comentario personal: Deborah Lerme Goodman volvía por sus fueros con un librojuego de base mitológica. Si en El trono de Zeus fue la mitología griega la gran protagonista, en La trompeta del terror le toca el turno a la escandinava. Los paralelismos entre los dos libros son más que evidentes -inevitables, realmente-, pero es justo señalar que La trompeta del terror supera a su predecesor en casi todo.

En el "casi" habría que hablar de la consistencia con la mitología. Dado que la griega nos es más cercana (al menos a los europeos, no sé cómo se verá al otro lado del charco), los sucesos que tenían lugar en El trono de Zeus nos resultaban bastante conocidos. De ese modo, aunque la libertad del argumento era un poco menor, complacía ver que el libro se ceñía a la Historia y que los sucesos que han llegado hasta nuestros días eran inamovibles.

La trompeta del terror no se beneficia de esto simplemente porque la mitología nórdica no es tan conocida. Obviamente sabemos de Odín, su hermano Loki o su hijo Thor, y quien haya estudiado literatura inglesa o germánica habrá oído de sitios como Midgard, Asgard o Jotunheim, pero convengamos que no nos son tan próximos como Zeus, Atenea, Afrodita, Hércules y compañía. Sin embargo, este hecho también otorga mucha libertad a La trompeta del terror a la hora de crear tramas que no se ven sujetas a los mitos que todos conocemos.

Salvando esto, los dos libros son muy parecidos en el sentido de que hacen un recorrido general sobre la mitología. Encontrarse con personajes conocidos en la cultura general, ser capaz de interaccionar con ellos y explorar tierras que hemos visto y leído mil veces, es un plus que puede hacer al libro muy atractivo para los amantes del género. Además, La trompeta del terror viene introducido por un glosario de términos nórdicos y por un mapa-dibujo excepcional que consiguen una inmersión inmediata.

Al margen de todo ello, las tramas son bastante sensatas, e incluso podría decirse que descarnadas y adultas en varios puntos, especialmente esa ramificación inicial al margen de los dioses donde tanto el texto como las magníficas ilustraciones de Ted Enik presentan una realidad cruda y sin tapujos en la que la muerte está siempre a la vuelta de la esquina, con o sin heroicidades.

Hay un baile de personajes muy interesante y quizá, como pasaba con El trono de Zeus, se echa de menos el poder profundizar más en alguno de ellos, pero no hay espacio para más y, de nuevo, esto no es un libro de Historia. Como mínimo despierta el interés para querer saber más sobre toda la mitología escandinava, y hay que reconocer que además es entretenido, está muy bien escrito y no da concesión alguna al protagonista.

En conclusión, un muy buen libro -otro más- de la mano de Deborah Lerme Goodman, fantástica autora en la narración, esta vez con un toque adulto y realista que le hace destacar particularmente y que invita a ser releído a menudo, aunque quizá podría haber sido más completo con un puñado menos de fines y un poco más de desarrollo de personajes. En cualquier caso, más que recomendable.

Puntuación: 7'5.

1 comentario:

  1. Los personajes están poco desarrollados pero la trama es consistente y la lectura es muy amena. Esta autora nunca defrauda y en este caso vuelve a alcanzar un buen nivel con su libro-juego sobre mitología escandinava. Dioses poco conocidos nos salen al paso pero en general puede decirse que es una lectura recomendable. Yo también le doy un siete aunque no es de mis favoritos , pero está muy bien . . .

    ResponderEliminar