54 Mundos paralelos

Título original: The Antimatter Formula (#57).
Autor: Jay Leibold.
Ilustrador: Frank Bolle.
Fecha de publicación: 1989 (Original 1986).
Número de páginas: 118.
Número de fines: 30 (incorrectamente listado como 32) (Buenos: 11 - Regulares: 9 - Malos: 10).

Sinopsis: Un día te despiertas y todo está muy silencioso. La ciudad, completamente vacía. El hurto de un dispositivo experimental creado por tus padres -científicos ambos- es el responsable.

Comentario personal: Mundos paralelos es uno de los libros más conocidos de la segunda mitad de la colección, quizá en parte porque Tintas Pelikan mandó imprimir unos cuantos ejemplares en color azul (como si se tratase de la edición en catalán) para darlos como regalo al -supongo- comprar algún producto suyo; o quizá porque es un libro bien escrito y bastante completo, con escenarios muy diversos y un alto número de fines (al menos para esas alturas de la colección) que recuerda en cierto modo a La cueva del tiempo o todavía más a El Triángulo de las Bermudas.

Y es que Mundos paralelos ofrece un compendio de situaciones distintas en marcos totalmente diferentes que hace inevitable pensar en los otros dos libros mencionados. En realidad la posibilidad de viajar a otros mundos u otras épocas no se queda ahí ya que es una constante en la colección (por ejemplo Odisea en el Gran Cañón o El misterio de la habitación secreta) e incluso en Globo Azul (El sendero mágico, El puerto embrujado), así que digámoslo de frente: la premisa inicial de Mundos paralelos puede ser cualquier cosa menos original.

No obstante, en este caso se ofrece una explicación que por lo menos es verosímil, ya que en ella interviene la ciencia, y hay que reconocer que el principio del libro está muy logrado tanto en ambientación como en introducción a la historia en sí. A grandes rasgos el libro está dividido en tres partes. Por un lado tenemos la sección más "realista", tratando de proteger el dispositivo antimateria del malvado (o simplemente envidioso) científico que lo robó en primer lugar. Esta parte es relativamente entretenida, no muy larga, me gusta el mensaje antibelicista que desliza en varias ocasiones (los padres del protagonista querían ocultar su hallazgo a la CIA para que no lo usasen como arma) pero los fines son de algún modo frustrantes porque son buenos casi todos incluso por accidente la mayoría de las veces.

Hay una segunda parte un tanto extraña, o por lo menos a mí me lo resulta, en la que el protagonista hace uso del dispositivo para viajar a otros mundos, y aunque se visitan muy brevemente un par de planetas (entre ellos, uno de lagartos gigantes y otro de extraños seres-globo), la mayoría de la acción transcurre en un mundo de fantasía con aroma a película ochentera (Legend, Krull, Willow, Cristal oscuro, etc.), personajes variopintos con nombres rimbombantes, arañas que hablan, y por desgracia todo ello pobremente explicado (o no explicado en absoluto). Es la parte que menos me gusta y sin embargo tengo la sensación de que hay algo más, como si el autor estuviese lanzando una especie de mensaje secreto con este devaneo por la fantasía que parece no encajar con el resto del libro.

La última parte, quizá la mejor, ocurre totalmente ajena al aparato teletransportador de mundos. El protagonista es secuestrado por un robot y la aventura queda enmarcada en un ambiente futurista (a pesar de que estrictamente hablando sucede en la actualidad, o al menos en una actualidad paralela), permitiendo disfrutar un poco más a fondo de otros planetas, alguna batalla espacial y, en general, temas astronómicos muy atractivos.

Las ilustraciones de Frank Bolle son, una vez más, un trabajo notable.

En definitiva, un libro bastante entretenido, que toca varios palos pero sin dispersarse en extremo, más bien se concentra en tres argumentos distintos de resultado desigual pero bien trabajados y evocadores. Un número a tener en cuenta siempre.

2 comentarios:

  1. Que lástima que este número no haya sido incluído en la edición argentina, parece muy interesante, habrá que leerlo en formato electrónico entonces!

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno! Espero con ansias tu opinión sobre el próximo libro, es de lo más inconsistente jamás escrito, así que espero reírme mucho con tu reseña. Saludos!

    ResponderEliminar