59 La isla del terror

Título original: Terror Island (#59).
Autor: Tony Koltz.
Ilustrador: Ron Wing.
Fecha de publicación: 1991 (Original 1986).
Número de páginas: 121.
Número de fines: 18 (Buenos: 7 - Regulares: 1 - Malos: 10).

Sinopsis: Veraneando por el Pacífico junto a un amigo de tu padre, llegáis -no por casualidad- a la isla donde opera la temible organización Omicrón.

Comentario personal: El segundo y último libro de Tony Koltz para la colección no podría ser menos parecido al primero. Si El expreso de los vampiros destacaba por una trabajada atmósfera, un punto de partida atractivo y cierta madurez (dentro de la fantasía), nada de eso encontramos en La isla del terror, que más bien parece imitar a una poco ambiciosa película de aventuras de sobremesa.

Esto no es malo en sí mismo, de hecho hay ciertas partes de la trama que me parecen interesantes, pero son aquellas en que la historia es más comedida. Por contra, cuanto más se suelta el autor introduciendo elementos de acción, más se resiente el libro. Y es que de nuevo nos hallamos ante uno de esos casos en que la mal entendida prioridad de que el protagonista sea adolescente supone un lastre en lo que a credibilidad se refiere. ¿Qué pinta un jovencito en una isla de "peligro nivel Z"? Si un veterano de la CIA decide ir a investigar, ¿por qué se lleva de acompañante al hijo de un compañero y no a otro espía? Cualquier excusa parece valer, por peregrina que resulte, y esto acaba, como tantas otras veces, restando inmersión.

Al final, La isla del terror acaba tirando de tópicos (animales fantásticos, esclavos controlados que pueden rebelarse, avances científicos, mansiones con trampas incomprensibles...) sin más misión que ir enlazando situaciones propias del género de aventuras, pero de una forma nada hilvanada ni un claro objetivo, más allá de destruir a la hipermanida organización criminal secreta cuyo plan final es, evidentemente, dominar el mundo. Un objetivo (acabar con Omicrón, claro, no dominar el mundo), por cierto, que se consigue con relativa facilidad (un tercio de los fines) teniendo en cuenta los medios disponibles, la arbitrariedad del momento y lo supuestamente terrible que es dicha corporación.

Con todo, justo es decir que el libro resulta entretenido si no se toma demasiado en serio, pero más allá de eso es muy poco lo que se puede rescatar. Quizá a un lector de menos edad le resulte apasionante esa sucesión de episodios de acción y aventura, pero su argumento cliché y muy poco elaborado no da para más.

Las ilustraciones de Ron Wing están tan bien como de costumbre, sobre todo las de animales, aunque creo que se ajusta más a otro tipo de géneros.

En conclusión, un libro aceptablemente distraído que tampoco se me ocurre cómo pudiera ser mucho mejor con una historia tan floja y trillada.

Puntuación: 5'5.

1 comentario:

  1. Sobre éste libro mi opinión no difiere mucho de la tuya.

    Evidentemente, yo tampoco entiendo qué pinta un crío en medio de toda ésta amalgama de situaciones que está claro que le vienen grandes a todas luces, y entiendo menos que por mucho que los libros vayan dirigidos a un público pre-adolescente éstos tengan que ser siempre los protagonistas de los mismos. En otra temática tal vez estorben menos, pero aquí (Que se supone que la misión es derrotar a la mayor organización criminal del mundo) no hay por donde cogerlo.

    Su parte buena es que el libro es muy variado y tampoco creo que pretenda ser más que un entretenimiento, por lo que aguanta una, dos y muchas más relecturas, vamos, que divierte.

    Lo bueno:
    - Situaciones que yo considero muy variadas
    - Los secundarios los veo bastante decentes (Aunque me gusta bastante más Ling que Floyd)
    - Las ilustraciones (Sobre todo, la de la página 21) me gustaron mucho

    Lo malo:
    - ¿Qué carajo pinta un crío en una operación para detener a una organización súpercriminal?
    - Detecto cierto tufillo anti-ruso en el libro...
    - Demasiados finales buenos teniendo en cuenta la peligrosidad de la misión.

    Yo le daría un 6-6,5

    ResponderEliminar