17 El expreso de los vampiros

Título original: Vampire Express (#31).
Autor: Tony Koltz.
Ilustrador: Doug Jamieson.
Fecha de publicación: 1985 (Original 1984).
Número de páginas: 118.
Número de fines: 21 (Buenos: 7 - Regulares: 7 - Malos: 7).

Sinopsis: Eres un joven a bordo de un tren que viaja por los Cárpatos en busca de tu tío Andrew, con quien comenzarás una expedición para probar que los vampiros existen.

Comentario personal: Este libro, igual que sucediera con El misterio de Chimney Rock, apuesta, al menos según mi punto de vista, todo su potencial a la atmósfera. Dicen que es un libro bien escrito, aunque eso lo he leído de otros muchos y yo particularmente no veo grandes diferencias, aunque en castellano lo que podemos juzgar en todo caso es la traducción del original, que esperemos sea todo lo fiel que cabe esperar.

Decía, pues, que el punto fuerte de El expreso de los vampiros es su atmósfera. Desde luego, no se le puede negar al autor (primer y penúltimo libro de Tony Koltz, por cierto) el mérito de conseguir que te metas en la historia con buenas descripciones, intriga, tensión y cierto "malrollismo" fantástico que atrapa. En esto, y aprovecho para decirlo ya, ayudan los dibujos de Doug Jamieson, muy en la línea del Anthony Kramer de El reino subterráneo, oscuros, de trazo gordo, caras expresivas (cuando se distinguen) y un tono muy onírico, que acompañan al texto a la perfección.

Sin embargo, todo atractivo del libro acaba ahí. En lo concerniente a estructura, vuelve varias veces al mismo punto, con lo cual huir de ciertas líneas argumentales es difícil. A grandes rasgos el libro puede dividirse en cuatro, y dos de ellas suceden fuera del tren, algo que no tiene demasiado sentido dado el nombre del libro. Una vez más, el problema de la dispersión.

La consistencia, como en muchos otros libros, es muy pobre. Eso sí, al menos los pasajeros que van en los distintos vagones suelen ser los mismos, pero una gitana mayor puede estar en el tren o no, dependiendo de lo que escojas, lo cual provoca además un enorme error de continuidad en una página recurrente en la que se habla de "los cuatro" cuando, dependiendo del camino tomado para llegar a ella, podéis ser tres y no cuatro. Gran error. En cuanto a los vampiros, en una ramificación se encuentran en su castillo, aunque cabe suponer que abandonaron el tren primero (pese a que no se dé ninguna explicación).

Por último, argumentalmente es muy repetitivo y la manera de acabar con los vampiros siempre es la misma (en los 7 fines buenos los destruyes mediante el cuadro), por no decir que para tratarse de un libro oscuro en su temática, 7 fines malos me parecen pocos. Quizá el mejor fin es uno de los regulares en que se negocia con el conde, pero se cuenta el antes y el después, perdiéndose precisamente lo mejor. Habría estado bien más conversaciones con los vampiros y un mayor número de fines regulares conclusivos, porque la mayoría los he considerado regulares sencillamente porque son abiertos. Otra buena oportunidad perdida.

Así pues, un libro de argumento fuerte y atmósfera muy conseguida, pero completamente desperdiciado en líneas argumentales pobres o repetitivas y falto de buenas ideas.

Puntuación: 5'5.

4 comentarios:

  1. Me parece un libro inquietante con una atmósfera de terror muy conseguida.

    ResponderEliminar
  2. La idea de ir en un expreso transiberiano con unos vampiros resulta ya de entrada muy atractiva , pero si a eso le añadimos el tono adulto , las ilustraciones y el aire de misterio que se dan los vampiros nos encontramos con uno de los grandes títulos de esta colección . . .

    ResponderEliminar
  3. Yo le hubiera puesto una nota superior al siete . . .

    ResponderEliminar
  4. Para mi se merece un notable alto.

    ResponderEliminar