01 Las cavernas del terror

Título original: Dungeon of Dread (#1).
Autor: Rose Estes.
Ilustrador: Jim Holloway (Portada de Larry Elmore).
Fecha de publicación: 1985 (Original 1982).
Número de páginas: 152.
Número de fines: 10 (Buenos: 4 - Regulares: 2 - Malos: 4).

Sinopsis: Eres Caric, un caballero humano que vaga en busca de aventuras. Laurus, un mediano que ha escapado del mago Kalman, puede guiarte hasta su morada repleta de riquezas... y peligros.

Comentario personal: Apenas tres años después de que Bantam publicase The Cave of Time, dando así inicio a una era de librojuegos que gozó de relativa buena salud hasta mediados los 90, la editorial TSR se hizo eco de su éxito lanzando la colección Endless Quest, que centraba sus libros principalmente en universos de Dungeons & Dragons pero no solo, ya que también publicaron libros ambientados en el mundo de Conan o Tarzán, entre otros. En España, igual que sucedió con ETPA, comenzaron a publicarse tres años más tarde bajo el título Dungeons & Dragons Aventura sin fin y es que de los veintitrés libros que vieron la luz, todos menos uno estaban situados en el contexto fantástico de D&D, dando como resultado una colección, al menos en teoría, más compacta y con más sentido.

Pese a lo que pudiera esperarse (teniendo D&D como punto de partida), la mecánica de la colección es sencilla (esto es, simplemente elecciones como en ETPA, sin dados, combates ni hoja de personaje), dejando pues toda diferencia con la serie de Packard-Montgomery en que en este caso la ambientación es más concreta, los libros son considerablemente más largos y el protagonista no es necesariamente un niño, sino que es un personaje totalmente ajeno al lector, con nombre, raza, oficio y un pasado que unas veces tiene más peso que otras.

Hecha ya la breve presentación de rigor de la colección (los primeros libros tienen estas cosas), hay que decir que Las cavernas del terror, a diferencia de La cueva del tiempo, se encuentra muy lejos de ser una buena inauguración de la serie. Pese a que tiene una introducción escueta pero que al menos consigue captar la atención y meter en materia, como suele decirse, rápidamente la historia avanza hacia el interior de un montaña donde la mayoría de elecciones se reducen a seguir adelante, buscar otro camino, iniciar un combate u optar por una aproximación sigilosa.

Además, el hecho de que el objetivo del libro sea el cliché por excelencia (conseguir un tesoro) no ayuda en absoluto, y el único acompañante del protagonista tiene una participación escasa habida cuenta de que ya estuvo en esa guarida con anterioridad. Los encuentros con otros personajes (monstruos principalmente) son totalmente aleatorios, y decidir luchar contra ellos es una lotería. En este sentido, tengo la sensación de que el libro se habría beneficiado de una mecánica clásica de combate con dados, para que al menos cada enfrentamiento tuviera un aliciente. No siendo así, la vida o la muerte quedan más al arbitrio del autor que a las elecciones del lector, que puede salir indemne de un combate contra insectos gigantes y sin embargo perecer contra un troll que no parecía, a priori, tan peligroso.

Más allá de esto el libro ofrece pocas cosas. La posible ambientación de un mundo de fantasía se pierde al ver reducido el marco geográfico a los laberintos de la montaña, y pese a ellos todos los caminos parecen empeñados en conducir al mismo sitio, el enfrentamiento final contra el mago que custodia el tesoro. Intuyo que esto podría ser una constante de una colección con pocos fines: unos pocos buenos, regulares y malos desperdigados en distintos puntos, y un único fin de pleno éxito pero al que se puede acceder por muchos caminos. De algún modo, el sentimiento es el de una novela con una historia lineal aderezada con algunas elecciones que llevan a fines menores, pero sin intención alguna de distraer al lector de esa línea argumental principal que lleva del inicio al fin deseado. A falta de descubrir si esto sucede muy a menudo, al menos en este libro es completamente decepcionante y cuestiona seriamente el espíritu del librojuego.

En el apartado gráfico, el trabajo de Holloway es más que adecuado, consiguiendo una inmersión instantánea desde el principio y en cada una de sus ilustraciones.

En definitiva, un título muy flojo que, pese a que pudiera suponerse más adulto e interesante (por temática) que un libro cualquiera de Elige Tu Propia Aventura, está pobremente construido y deja pocas cosas reseñables, dando la impresión, de hecho, de que podría haber sido mucho mejor de haber seguido las pautas habituales de ETPA.

Puntuación: 4.

1 comentario:

  1. Genial que hayas decidido empezar a reseñar libros de esta colección. Saludos y sigue así!

    ResponderEliminar