23 Superordenador

Título original: Supercomputer (#39).
Autor: Edward Packard.
Ilustrador: Frank Bolle.
Fecha de publicación: 1985 (Original 1984).
Número de páginas: 118.
Número de fines: 22 (Buenos: 11 - Regulares: 10 - Malos: 1).

Sinopsis: Eres un niño que acaba de recibir un ordenador de última generación. Debido a sus microchips biológicos, no todos los modelos muestran la misma inteligencia. El tuyo es un superordenador.

Comentario personal: Seguramente lo más destacable de este libro, o así solía ser, es que es el primero dibujado por Frank Bolle. Comenzaré, pues, diciendo que las ilustraciones no están nada mal, pero hace tiempo que considero que exagerábamos con él: no me parece en absoluto el mejor ilustrador de la colección. Al menos, no a juzgar por este libro.

Una vez dicho esto, es inevitable señalar lo que cualquiera que haya leído este libro percibiría: es tan infantil (incluso en fines, con solo uno malo que ni siquiera acaba en muerte) que tal pareciera haberse colado de la colección Globo Azul a su hermana mayor. De hecho, hay libros de ETPA-GA más oscuros y maduros que este. Así pues, el principal lastre de Superordenador es que difícilmente puede interesar, o al menos cautivar, a un lector de más de 15 años.

A favor del libro hay que decir que no llega a ser aburrido, es relativamente entretenido aunque el hecho de no tener ningún objetivo claro y ni siquiera un argumento sólido le hace perder muchos puntos. Como no hay una historia central, el libro tiene muchas líneas argumentales cortas: resolver criptografías en Francia, transcribir mensajes de delfines, negociar con un príncipe de una isla exótica, acabar en manos de un informático enloquecido... Todo demasiado poco consistente como para crear un buen conjunto.

En definitiva, un libro muy infantil y bien dibujado que no aburre pero tampoco llega a enganchar debido a lo diverso y poco realista e interesante de sus tramas.

Puntuación: 4'5.

4 comentarios:

  1. Infantil pero entretenido ! Le damos el aprobado . . .

    ResponderEliminar
  2. Es un buen libro, cuando tenía 8 fue la 1ra vez que lo leí.
    La verdad no se que decirte. Eres excesivamente critico casi al punto de ofender sin motivo. Esperas una obra del tipo dramaturgo con análisis del tipo descartes en historias infantiles. Que son justamente eso, historias infantiles.

    En fin, hay de todo en este mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola SebaS. Efectivamente, hay de todo en este mundo: lo que suelen decirme es que soy un poco blando, o generoso en la puntuación que doy a algunos libros. Me sorprende que a ti te parezca lo contrario, especialmente en este analísis en el que, tras haberlo revisado, descubro que fui muy poco crítico. Celebro que a ti siga pareciéndote un buen libro, especialmente si tienes más de 15 años.

      Saludos.

      Eliminar
  3. El libro mal del todo no está, explota bastante la fantasía infantil y es divertido, pero creo que la nota en general está bastante bien dada, porque tiene bastantes fallos:

    1º: Creo que el protagonista representa bastante menos edad (Tendría unos 8-9 años) que al público que va dirigido (Ya preadolescentes de unos 12 años en adelante), eso quieras que no, hace que el lector sierta cierto distanciamiento con el prota.
    2º: Muy blandito en general. Si descontamos el peor final de todos que es demasiado abierto (No se menciona la muerte como tal) el resto, lo peor que te puede pasar (Perdón por el spoiler) es que acabes en un planeta de súperordenadores (A todas luces un final malo por mucho que lo edulcoren) o que lo inutilicen y sólo sirva para jugar al comecocos. Echo en falta finales más oscuros.
    3º: Se supone que un súperordenador es una máquina que procesa datos y los convierte a una velocidad muy superior a cualquier ordenador normal de la época del libro, pero eso no hace que tenga conciencia ni nada parecido y que mucho menos (Como bien se ve en el libro) distinga entre el bien y el mal y se decante claramente por el bien. Sería algo así como una súper máquina que dependiendo quien sea su dueño podría ser utilizado para salvar vidas o matar gente (Entre muchísimas más variantes tanto buenas como malas) pero en ningún momento la máquina decide hacer cosas por su cuenta.

    ResponderEliminar