27 En globo por el Sáhara

Título original: By Balloon to the Sahara (#3).
Autor: Douglas Terman.
Ilustrador: Paul Granger.
Fecha de publicación: 1986 (Original 1979).
Número de páginas: 117.
Número de fines: 39* (incorrectamente listado como 40) (Buenos: 11 - Regulares: 12 - Malos: 15).

Sinopsis: Estás de vacaciones en Francia con tus amigos Peter y Sarah. Decidís alquilar un globo... y se os va de las manos.

Comentario personal: A pesar de haber iniciado la lectura de este libro con todas mis ganas y buena voluntad (aun sabiendo que en mi infancia mis hermanos y yo nos reíamos de lo malo que era), creo que puedo asegurar que es (hasta el momento, y dudo que cambie) el peor libro de toda la colección. Con diferencia, además.

Hay quien dice que D. Terman es un pseudónimo de R. A. Montgomery, leyenda urbana alimentada por el hecho de que este libro es el tercero en la serie original y el autor no volvió a escribir nada más. Se arguye, además, que tiene muchos de los tics del peor Montgomery, y es cierto. Pero el tal Douglas Terman (en paz descanse) tiene entrada propia en Wikipedia y se le atribuye la autoría de otros libros. Cabe pensar, entonces, que escribió este experimento bajo la tutela del otro, y pasó lo que tenía que pasar.

No quiero parecer demasiado duro, pero este libro es una auténtica calamidad. Para empezar, la traducción (esto no es culpa del autor, claro está) tiene errores inadmisibles. Peter cambia el nombre a Pedro una de cada tres veces aproximadamente, sin razón alguna. La Estrella Polar de repente se llama Estrella del Norte (para luego adquirir su nombre correcto en castellano). Naciones Unidas es otro calco del inglés (como la estrella). El nombre correcto en castellano es ONU. El dios islámico es llamado tanto Alá como Allah. Y (esto ya no es traducción, sino maquetación/edición) hay una frase al final de una página que pertenece a la siguiente. Y otra frase está sin concluir.

Todo esto serían fallos anecdóticos (aunque graves, en el fondo) si ocurriesen en algún otro libro, pero están justo en este esperpento. Incluso las ilustraciones de Paul Granger, habitualmente decentes, aquí son ridículas (excepto el trío protagonista). Hablando de ello, en este libro siempre vas acompañado de tus dos amigos y de tu perro, Harry. Este último hace el mismo papel que tienen los perros en las películas de risa. Los otros dos, Peter y Sarah, apenas son unas comparsas cuyo único papel es proponer cada vez una cosa diferente para que tú decidas qué hacer (y es Sarah quien lleva razón casi siempre, además).

Acerca de ello, he tenido que pasar por hasta seis elecciones (en otras tantas páginas, incluida la primera) para llegar al primer fin. Este es otro libro con muchos fines y personalmente me pone muy nervioso que haya tantas elecciones. Entiendo que es un librojuego y que tienes que ser el protagonista, y para ello tiene que haber distintos caminos entre los que escoger, pero que nada más empezar ya haya que elegir, y luego en la segunda página (en ambos casos) haya otras dos elecciones, y luego otras dos, y luego otras dos... Cansa. Creo que es algo que cansa. Y como siempre digo, cuantos más fines, menos espacio hay para cada rama de la historia, por pura matemática.

En este caso, además, al igual que en Viaje submarino, las ramificaciones no dejan de entremezclarse entre sí, hasta que llega un momento en que no sabes si ya has pasado por ahí, o es una parte muy parecida (que también), o incluso en qué momento o lugar estás. De hecho está todavía peor conseguido que en el libro anterior. Hay un punto en que vais en una barca por un río subterráneo, y en una elección vas a la misma página de una elección anterior en la que vais en globo enganchados a una barca, a mar abierto. Esto se explica porque aquel río subterráneo era mágico, pero está demasiado cogido por los pelos. Otro ejemplo es que hay una cueva con tres puertas de colores. A esa página puedes llegar estando en el desierto del Sáhara perseguido por unos jinetes, o en una isla extraña que no tiene nada que ver. Por lo visto la consistencia importa un pimiento, lo importante es poder cruzar líneas argumentales sin importar estos atropellos.

Más cosas: el humor. En Patrulla Espacial era comedido y pertinente. Había química entre el protagonista y su amigo-ordenador y se daban situaciones cómicas. Aquí no, es el narrador quien trata de resultar gracioso directamente con el lector. Es patético. Además, en las elecciones de página se dan demasiadas explicaciones irrelevantes. Lo que en otro libro sería "Si decides remar hasta la isla, ve a la página 28" aquí es "Pero en esa isla puedes vivir muchas aventuras. ¿Querrás ir? Entonces, sécate el sudor, sigue remando, y pasa a la página 28". ¡De locos! El tono del libro es muy muy muy infantil, incluso más que en Superordenador. Hay un momento en que dices echar de menos las ensaladas frescas, pan caliente, rosbif y helados. Terman tiene fijación con los helados. En dos o tres fines habla de ellos. No volverías al desierto del Sáhara sin gafas de sol y una buena ración de helados. ¿Hola? ¿A qué público está enfocado este libro? De hecho, esto es lo más desesperante. Ni la traducción pésima, ni los millones de elecciones enrevesadas, ni que no haya consistencia, ni que el argumento sea ilógicamente disperso, no. Es el tono megainfantil y fallidamente gracioso del libro. En un fin en el que sois comidos por un extraterrestre, dices que esperas causarle, al menos, una buena indigestión. Muy lógico todo.

Volviendo a lo de las elecciones, otra cosa muy Montgomery: puedes, por ejemplo, caminar dejando el sol a tus espaldas o dejándolo a tu derecha. Si eliges lo primero, tras dos páginas en que os agotáis y dais vueltas en círculos, decides... ¡sí! Dejar el sol a tu derecha. Es decir, una elección de relleno que no cambia nada porque al final vas a hacer lo que tienes que hacer. Además, hay dos páginas en que el propio autor te dice que elijas a cara o cruz, porque sí. Y la verdad es que no importa, porque otras elecciones son del tipo "izquierda o derecha" o "puerta blanca, puerta azul o puerta roja", sin ningún tipo de pista con lo cual estás eligiendo a ciegas. Y en otra, que podría ser un fin, no lo es porque te dicen "si pudieras volver atrás, tirar la moneda de nuevo y que saliera cara...", y aún otra más en que te dicen "podrías volver a alquilar un globo y recomenzar con la página 1. Si no, esto es el... Fin". Muero.

No me enrollo más. Es pésimo, tiene lo peor de los peores libros, empeorado. Y un tono infantil totalmente desesperante. Huid de él.

Puntuación: 1.

9 comentarios:

  1. También tengo la desgracia de tener este libro en mi colección. He pensado muchísimas veces en tirarlo a la basura, de verdad te lo digo.
    Enorabuena por el Blog, es genial. Estos libros deberían seguir de moda entre los más jóvenes

    ResponderEliminar
  2. Jajaja me morí de risa leyendo la review. Muy bueno el blog!!!

    ResponderEliminar
  3. Buenisimo el blog ! Tengo ganas de rearmar la colección para mi hija recién nacida. Que excusa no ? jajajaa

    ResponderEliminar
  4. a mi me encantó este libro en particular, y no hay que olvidar que está hecho para cierto rango etario, además de haber sido escrito en una época determinada.

    ResponderEliminar
  5. Tiene razón. Pero recuerdo averlo leido de niño y me causaban gracia las bromas del autor en las opciones. Y el perro era uno de mis personajes secundarios favoritos de la serie.

    ResponderEliminar
  6. Pues a mí no me parece un mal libro ; es infantil pero bastante entretenido , y los personajes me causan una gran simpatía . . . por otra parte , la idea de viajar en globo con un perrito de aguas resulta muy glamurosa ! !

    ResponderEliminar
  7. Mi nota es un seis y medio . . .

    ResponderEliminar
  8. completamente de acuerdo.. un despropósito de principio a fin..
    y los extraterrestres orejones aquellos de lo mas odioso...
    un 2 le doy

    ResponderEliminar
  9. Una pregunta que me gustaría hacer:

    ¿Qué le salva a este libro de recibir un merecidísimo CERO?

    ResponderEliminar